Madrid es una gran ciudad que ofrece muchísimas ventajas para sus habitantes.

Y es que no hay nada como la comodidad de vivir en una ciudad capital, a pesar de sus conocidos bemoles: el ruido, la contaminación, el exceso de personas en todas partes (lo que representa largas filas en comercios y servicios). Pero la verdad es que las facilidades que aporta el vivir en una gran ciudad como ésta, opacan y por mucho los problemas que podríamos enfrentar.

En primer término, están las oportunidades laborales. Empresas, instituciones gubernamentales, organizaciones de todo tipo…todas tienen centrales o sucursales en Madrid, con lo cual la movilidad en el empleo y las opciones son mucho mayores que en otras ciudades más pequeñas.

En segundo lugar, los servicios. Si pensamos en una ciudad de la talla de la capital española, es seguro que encontraremos piscinas techadas, escuelas de primer nivel, trasteros de Madrid, transporte, hospitales de gran calidad, entre otras muchas cosas.

Tercer lugar: la cultura. Museos, centros culturales, cines, parques, salas de exposiciones, instituciones dedicadas a salvaguardar la cultura: todos estos elementos se reúnen de forma majestuosa en Madrid. Desde el Museo del Prado hasta el innovador Centro Cultural “El Matadero”, pasando por los parques y jardines adornadas con históricas esculturas, esta ciudad tiene de todo para sorprender a los amantes de la cultura en todas sus manifestaciones.

Por último, el transporte público. Es indudable que para poder disfrutar de una ciudad como Madrid hace falta un transporte público de excelencia, que por suerte, es uno de los puntos fuertes de esta ciudad: metro, tren, autobuses y ciclovías, un aeropuerto de primer nivel…todos los elementos necesarios para movilizarse en Madrid y su área conurbana están presentes, haciendo de la experiencia de vivir en Madrid una experiencia agradable e inigualable.