Para ayudar a las familias a seguir con la vida normal que llevaban hasta el momento y para cuidar a nuestros seres amados, existen las residencias ancianos Valencia. En la gran mayoría de estos centros enseñan canto, baile, teatro, manualidades, entre otras cosas, para mantener ocupada la mente de ellos.

Cuando uno ingresa a una de estas residencias que están pensadas para los ancianos, puede pensar que estará regresando en el tiempo, como en una máquina del tiempo. Podremos observar como los ancianos se comportarán como niños, podremos darnos cuenta por las charlas que mantienen entre ellos incoherentes o por que gritan, corren, o por cualquier otro acto de ellos, que despierte nuestra atención.

Como si fueran nuestros pequeños ellos necesitan todo el cariño del mundo, ya que es una etapa vulnerable aparte de que están lejos de sus familiares. Uno de los países que tiene más esperanza de vida superando los 83 años para las mujeres y mas de 75 años para los hombres es el nuestro, España. Con un estudio que se ha realizado en España, casi el 17% de la población tiene más de 65 años, pero si seguimos en la línea de años, habrá casi 34% mayores de 65 años para el año 2050.

En la gran mayoría de los países de la zona mediterránea, los ancianos en su gran mayoría están cuidados por todos los familiares, ya sean estos, hijos, sobrinos, hermanos, primos, entre otros.

La gran mayoría de las familias de España son reacias a enviar a algún familiar a un centro para ancianos, ya sea por problemas morales o por problemas económicos. Ya es sabido que tan solo un 2% de los ancianos de España residen en centros para mayores de edad.

Pero también es muy cierto que la gran mayoría de las personas, no solo de España sino a nivel mundial no pueden cuidar a sus familiares. En este momento es donde se piensa en que lo mejor es que nuestro familiar concurra a uno de estos centros.

Pero también se debe de pensar el costo que esto acarrea. La jubilación media de un español no llega a los 850 euros, y si cobra una pensión por viudez 550 euros. Con esos valores es prácticamente imposible poder costear algo más de 2000 euros mensuales. Pero por suerte la gran mayoría de estas personas mayores cuentan con una propiedad por lo que es el seguro de vida de ellos.

Cuando nuestro familiar ingresa a una residencia para anciano, sabremos que están muy bien cuidados y atendidos. El entorno en donde ellos se encuentran es sumamente seguro.

Este tipo de residencias es algo que nos ayudará a quienes no podremos cuidar a nuestro familiar ya sea por tiempo, dinero o por que este necesita cuidados especiales. Aparte que muchas veces quedamos atados por que ellos dependerán mucho de una tercera persona y olvidamos nuestra vida por atender la de ellos. Pero en estos centros a ellos no les falta nada, desde médicos, enfermeros, y personal disponibles las 24 hs del día, hasta los juegos y alimentos que necesitan.