Se considera que un fraude involucra una representación falsa que intencionalmente se hace para engañar. Si una empresa hace promesas específicas respecto a un producto, por ejemplo, para poder venderlo, pueden ser culpables de fraude si están conscientes de que el producto no funciona tal y como se está publicitando. El fraude es un problema real y costoso en la actualidad, y provoca no sólo pérdidas económicas sino incluso la pérdida de vidas o heridas muy serias. Una investigación de fraude intenta determinar si hubo fraude y así mismo, recolectar evidencias de que así fue.
Los detectives privados en Madrid y la mayoría de los investigadores que indagan fraudes, empiezan su trabajo con una reunión entre el cliente y el investigador. El cliente potencial, la persona que está solicitando la investigación, explica porqué sospecha que se llevó a cabo un fraude y entrega cualquier evidencia que pueda llegar a tener al investigador. Un buen investigador utilizará esta información inicial para encontrar más evidencia y detectar los hechos. En esta labor se pueden usar técnicas como la vigilancia, búsqueda de objetos y ganancias, revisión de antecedentes, investigacion a empleados, investigación empresarial y otros métodos, de forma que se pueda llegar al fondo del caso. En la mayoría de los casos, una investigación de fraude es una investigación que dirige a criminales de los llamados “de cuello blanco”, e involucra mucha vigilancia y la revisión cuidadosa de complicados registros financieros.
Al existir distintos tipos de fraudes y crímenes relacionados con el fraude, también existen distintos tipos de investigaciones al respecto. Están por ejemplo las investigaciones de los fraudes en pólizas de seguros, que intentan develar a quienes pretenden cobrar un seguro al que no tienen derecho. También puede funcionar a la inversa, y descubrir el fraude de una compañía de seguros que se niega a pagar cuando el asegurado está en todo su derecho. Esta dualidad también aplica para las investigaciones de empleados que solicitan compensaciones por heridas laborales que no tienen, o a empresas que se niegan a pagar cuando los empleados realmente han sufrido heridas mientras trabajan.

Es, como podemos ver, un sector dinámico y muy variado en el área de las investigaciones privadas.