Empezar con un negocio, o dar los primeros pasos para tener tu propia empresa, es como tener un bebé recién nacido. Requiere el ambiente perfecto para crecer saludable y fuerte. Se necesita un ambiente saludable que contenga todos los factores, como por ejemplo, tener todos los nutrientes necesarios para que el negocio crezca. Algunos de esos factores es la estabilidad económica y la infraestructura. Una infraestructura apropiada es un requisito indispensable para la ejecución de las tareas cotidianas de una empresa. Si hablamos de inversiones en Barcelona, una de las razones que convencen a los inversores de decidirse por esta ciudad, es el nivel de su infraestructura. Las instalaciones que posee la infraestructura económica e industrial de Barcelona, la hace un sitio idóneo para todos los negocios, porque incluye, entre otras cosas, las siguientes:

Transporte: se pueden encontrar casi todos los tipos de transporte en Barcelona. Para empezar, el aeropuerto, ejemplo de una depurada arquitectura, diseño e ingeniería en Barcelona, proporciona sus servicios a millones de pasajeros por año, y es el segundo más grande del país, sólo detrás del aeropuerto de Madrid. Está próximo al centro de la ciudad, y muy cerca de la costa mediterránea. En segundo término, su puerto es una de las cosas que siempre le ha proporcionado a la ciudad una importancia estratégica inigualable. Permite que en la ciudad se importen y exporten bienes, tanto así que Barcelona es la cuarta ciudad europea que mejor explota su puerto comercial. Finalmente, la ciudad cuenta con diversas terminales ferroviarias. Ah, y no podemos omitir el transporte local, que con metro y autobuses, está a la vanguardia europea.

Comunicaciones: una prueba innegable de lo bien que se encuentra la infraestructura comunicacional en Barcelona son sus medios, pues éstos representan una de las industrias con más crecimiento de la ciudad. Ello nos da la pauta de que la tecnología en este aspecto es de punta en todos los sentidos.

Infraestructura económica: Barcelona es una ciudad que ha conseguido una estabilidad económica sostenible y continua, y sigue siendo la cuarta ciudad europea en términos de su PIB (Producto Interno Bruto) que fue de 177 mil millones de euros en el año 2011.

Estos factores nos dan muestra de la fortaleza de Barcelona en cuanto a infraestructura, y suben sus bonos como un lugar ideal para invertir.