Toda mudanza, lógicamente, tiene un coste económico. ¿Cómo podemos ahorrar en el presupuesto de las mudanzas internacionales? Vamos a ver algunas pautas que, como clientes, nos pueden permitir ahorrar dinero a la hora de realizar una mudanza, cuyo coste será mayor en función del volumen y la distancia del traslado, entre otros aspectos. Una mudanza, salvo en determinados casos, no suele ser una decisión que se tome de manera precipitada. Siempre que sea posible, es recomendable reservar la mudanza con la empresa con antelación.

Planificar la mudanza es muy importante, para evitar contratiempos o, incluso, nos puede salir más caro (por ejemplo, si necesitamos que la mudanza se haga en menos tiempo del previsto o cuando incluye festivos u horario nocturno). Si reservamos fecha para la mudanza con tiempo tanto la empresa como nosotros mismos nos podremos organismo mucho mejor. Hablando de empresas, es importante comparar servicios y tarifas antes de elegir. La mayoría de las empresas cuentan con un servicio de atención al cliente que incluye presupuestos gratis (también vía online), por lo que nos resultará muy fácil seleccionar la que nos brinda más garantías y se ajusta mejor a nuestro presupuesto.

Una mudanza es un buen momento para revisar todo lo que tenemos en casa y reciclar o desechar todo aquello que ya no utilizamos o no necesitamos. Hasta que no llega la hora de hacer la mudanza no nos damos cuenta de todo lo que se puede almacenar en una casa sin que se utilice durante años. Empezar cuanto antes la limpieza y selección de lo que incluiremos en la mudanza nos ahorrará el llevarnos cosas innecesarias. De igual manera, podemos empezar a empaquetar cuanto antes, eso sí, siempre con el material que nos indique la empresa de mudanzas para evitar roturas o golpes. No hay que olvidar, a la hora de la mudanza, que las empresas también disponen de guardamuebles.

No siempre es posible  desmontar nosotros mismos los muebles, pero si tenemos experiencia en este tipo de montaje y desmontaje, esta parte de la mudanza también podemos realizarla por nuestra cuenta.

Son algunas de las claves que nos pueden ayudar a ahorrar en el presupuesto de la mudanza. Eso sí, en muchas ocasiones, lo que vemos como un gasto puede ser una inversión, sobre todo para evitar problemas. Así, por ejemplo, intentar desmontar los muebles por nuestra cuenta, por ejemplo, sin disponer de la herramienta necesaria, puede hacer que al volvernos a montar hayan perdido su estabilidad. En otras palabras, si necesitamos ayuda o tenemos dudas sobre la forma más eficaz de realizar la mudanza de nuestra vivienda, lo mejor es ponerse en manos de los profesionales, de las empresas especializadas en mudanzas.