También conocidos internacionalmente como offshore, los parques eólicos situados en el mar, son cada vez una de las maneras más utilizadas para poder aprovechar energía renovable por parte del viento. La cantidad de aerogeneradores que componen un parque eólico son variables ya que depende de la superficie que se puede usar para crear el parque y el viento que llegue hasta ese lugar, algo que debe ser estudiado antes de indicar el lugar donde se puede poner el parque eólico durante un año, y se realiza con anemómetros y veletas. Los datos se recogen y se traza en una rosa de los vientos.

España es el país que más energía produce en Europa gracias a los parques eólicos terrestres según Datos que han sido extraídos de la Asociación Empresarial Eólica, y aunque están en marcha todo lo necesario para los parques eólicos marinos en nuestro país, hoy en día no existen parque eólicos marinos en España salvo unos que están en las cercanías de Bilbao, pero que son aerogeneradores que no se les llama marinos por que están muy cerca de la costa. De todas maneras hoy en día, existen pendiente la apertura de parque eólicos marinos tanto en Cataluña como en Galicia aunque todavía no se han creado, por las quejas de los grupos ecologistas y el impacto medioambiental que estos supondrían.

Hoy en día, el mar ofrece muchas posibilidades a la energía eólica, ya que dentro del mar se sabe que el viento circula a velocidades muy superiores a zonas de montaña, y es que la instalación de los parques eólicos marinos son iguales que las terrestres con una base de hormigón que sostienen las turbinas que son las que dan vuelta. Estas últimas tienen diferentes diseños.

Estos parques eólicos proporcionan energía dependiendo de su altura, su diseño y su posiciones, por lo que cada vez las turbinas colocadas en los parques tecnológicos son más avanzados y recogen cada vez más energía. De todas maneras, las turbinas que han de ser creadas suelen ser muy costosas tanto en la fabricación colocación, mantenimiento o conservación, y solamente un precio elevado de la energía, podría hacer frente a estos problemas.

La necesidad de crear parques eólicos marítimos es por las presente necesidad de encontrar lugares terrestres donde enclavar estos parques eólicos, aunque unas de las cosas más negativas de crear el parque eólico marítimos es el gran impacto visual que crea la implantación de estos parques, ya que suelen ser visibles a una distancia de entre 45 y 50 kilómetros ya que son de una altura aproximada de 155 metros. Por lo que muchas veces es la propia gente que vive en la costa, son los que dicen que no quieren estos parques marítimos en sus playas.

De todas maneras hay algunos países de Europa que han visto con los parque eólicos marítimos una manera de conseguir energía muy fácilmente, gracias a la instalación de estas turbinas dentro del mar como pueden ser Alemania y Dinamarca que son punto de referencia en este tipo de energía renovable.