Cualquier empresa o entidad –especialmente en el caso de que se protejan productos, información o datos vulnerables- puede recurrir a un sistema de acceso personal para reforzar la seguridad en sus instalaciones o dependencias. El control de acceso personal no es nuevo, con la particularidad de que, a día de hoy, suma las ventajas de contar con las nuevas tecnologías como aliado para el desarrollo de programas de identificación cada vez más sofisticados en su diseño pero sencillos en su uso. El control de acceso personal no solo permite controlar las entradas y salidas de los trabajadores o usuarios de determinadas instalaciones o edificios, sino también permite mejorar la seguridad interna.

Tal y como hemos señalado los sistemas de control de acceso personal también han sufrido su particular revolución, lógicamente persiguiendo el objetivo de mejorar sus prestaciones. Y no se trata de llevar sus beneficios solo al ámbito o esfera pública, también es una herramienta de seguridad en el espacio privado (por ejemplo, con la instalación de un sistema de acceso personal que refuerce el sistema de alarma y protección del hogar).

Los sistemas de acceso personal más utilizados –tanto por la seguridad como la fiabilidad que ofrecen- son los basados en el reconocimiento de determinados atributos físicos, como cara, huella dactilar o iris del ojo. Sistemas que incluyen la instalación de una terminal de reconocimiento biométrico en la zona o zonas de acceso. Estos sistemas no solo permiten, como hemos señalado, controlar el acceso de determinados grupos de personas (trabajadores de una empresa, alumnos de un centro educativo, usuarios de instalaciones deportivas, por ejemplo), sino que permite saber a qué hora y en qué momento lo hizo. El sistema de control de acceso personal no solo es rápido y preciso, sino eficaz, sino que con en el caso de los más avanzados no tienen por qué ser necesario el contacto (sistema utilizado en los casos de afluencia de público o usuarios). 

¿Qué nos ofrecen los sistemas de control de acceso personal? De entrada, lo primero que hacen es autentificar a los usuarios registrados o autorizados para el acceso, sin errores y sin posibilidades de falsificar el modo de acceso. Además de dejar constancia de los intentos de identificación correctos o incorrectos, también emite una señal de alarma en casos de accesos de personas no autorizadas. El sistema de acceso personal registra entradas y salidas (especificando el día y la hora), al tiempo que ofrece una serie de prestaciones específicas en función del lugar en el que se vaya a colocar. Así, por ejemplo, estos sistemas posibilitan localizar e identificar al personal de un centro de trabajo que no ha pasado por el control o que todavía falta por llegar.